Cállate: El poder de Mantener la Boca Cerrada

En un mundo en dónde estamos atiborrados de estímulos, de publicidad, y de ruido, este libro es una oda al silencio y los beneficios que éste atrae.
Y es que ¿Cuántas veces no nos hemos arrepentido de hablar por hablar y decir algo de forma inapropiada? 

Escrito por un (autodenominado) hablador compulsivo, este libro nos muestra las técnicas que él aplicó para mesurar toda esa verborrea que en ocasiones parece incontrolable, además de mostrarnos todos los hallazgos y estudios que encontró a lo largo de su travesía. 

Si bien hay muchos aprendizajes e historias interesantes contenidas en este libro, a mí me gustaría resaltar los siguientes 4 puntos:

Escucha y escúchate: Por más básico que parezca, es tan importante escuchar a tu interlocutor como escucharte a ti mismo. Es una verdad universal que cuando uno presta atención a la otra persona usualmente lo hace sentir valorado, pero es igual de importante reflexionar sobre lo que estamos compartiéndole al otro y la forma en que lo hacemos. ¿Cuántas veces no hemos compartido cosas demás sólo porque no fuimos conscientes al hablar?
Hablar con intención: Ligado al primer punto, y para terminar con las conversaciones vacías, elige hablar solamente cuándo tengas algo significativo que aportar. Este punto es especialmente importante en situaciones como reuniones laborales o eventos sociales ya que así se gana tiempo y se evita elaborar en temas innecesarios. ¿Pero qué pasa si no tengo nada que decir? Pues escucha.
Lo difícil es ser conciso:  Un ejercicio que propone el libro y que a mí me ha servido mucho es que cuando tengo que redactar un correo o mensaje largo, lo vuelvo a leer, y veo cómo lo puedo volver más conciso. Haciendo esto uno se da cuenta de que lo difícil no es comunicar mucho, sino comunicarse en la justa medida, y que quizás sólo se necesitaban 10 líneas de texto dónde antes había 16.
Deja de tenerle miedo al silencio: ¿Por qué ver al silencio como ausencia de todo y no como un lienzo en blanco? Mucha gente, y me incluyo, le tiene miedo al silencio (más cuando estamos en compañía de alguien): pero el silencio nos permite aburrirnos, imaginar, reflexionar, recordar, disfrutar de la presencia del otro... Y si bien cuesta trabajo, algo muy positivo es que actualmente existen muchas herramientas para aprender a manejar nuestra relación con el silencio, por ejemplo, las apps de meditación. 
Adicionalmente, estar en silencio te permite ejercitar otras formas de expresión... Quizás, deberíamos empezar a ver el silencio como una oportunidad y no como una incomodidad.

Lleno de anécdotas y estudios, este libro busca demostrar que el silencio puede ser beneficioso en las relaciones en pareja, en la crianza de los hijos, en el ámbito profesional, y para nuestra salud.
Como es un libro lleno de opiniones, posiblemente no concuerdes con un par de cosas (me pasó a mí); pero si te puedes llevar una lección yo te pediría que te lleves la siguiente: El silencio es necesario para una vida más equilibrada, y no es un vacío, sino un lienzo, y muchas veces en forma de una pausa necesaria.

Comentarios

Entradas populares